La ansiedad y el estrés

La ansiedad y el estrés son una respuesta normal en la vida de las personas, que surge ante acontecimientos de la vida pudiendo ser más o menos intensa, y cuyos síntomas nos preparan para la huída.

Es una sensación que todo el mundo puede experimentar pero que afectará más a unas  personas que a otras dependiendo de su carácter.

Puede ser necesaria y buena para adaptarse a  los problemas de la vida y superarlos. O puede resultar todo lo contrario: perjudicial e inadaptada.

Las razones por las cuales acudir al psicólogo en busca de un tratamiento son:

  • Tener sensaciones de pánico, como vértigo, respiración rápida o latidos cardíacos acelerados. Si ha llegado a sufrir ataques o crisis de pánico.
  • Presentar dificultades para trabajar o desempeñarse en la casa o en su trabajo.
  • Tener miedos que creemos no poder controlar.
  • Estar teniendo recuerdos de un evento traumático.

Cuando estos sentimientos suceden con frecuencia, una persona puede tener un trastorno de ansiedad.

El tratamiento psicológico es el que mejores resultados ha mostrado y de mayor eficacia, si bien en algunos casos los psicofármacos serán recomendables

Cuando la ansiedad es una respuesta a algo que nos sucede, el hecho de sentirla supone que nos interesamos por el problema, tratamos de resolverlo, nos preparamos para ello, etc, pero cuando la ansiedad dificulta el rendimiento, entonces empieza a ser perjudicial, provocando sufrimiento dificultando la resolución de los problemas.

La ansiedad es un fenómeno que se vive a varios niveles: a nivel cognitivo (los pensamientos que acompañan), a nivel fisiológico (la respuesta del organismo: respiración agitada, pulsaciones aceleradas), y a nivel conductual (lo que se hace en respuesta).