BLOG - video blog

Día 30: ¡Ponte a girar!

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Comprueba cuánto has crecido

Hoy toca a su fin este taller de 30 sencillos ejercicios en el que descubrimos que tenemos que cuidarnos, cuidar a los nuestros, ser generosos, ser valientes, ser prudentes, disfrutar de la naturaleza, olvidarnos algún día de las preocupaciones, darnos un capricho, perdonarnos, querernos ,gustarnos…¡hemos aprendido tanto!

Habrás comprobado que muchos de los ejercicios ya los conocías, quizá los disfrutabas de por sí, pero puede que no te dieras cuenta. Ahora eres más consciente.

Y estaban esos otros ejercicios, los que no practicas tanto o quizá nunca habías practicado ¡y vaya descubrimiento! Ahora no los olvides.

Date cuenta de esto: no eres una piedra, estática , sin posibilidad de cambio. Eres alguien moldeable, que cada día cambia, puede superarse, puede crecer.

Aprovecha esta cualidad humana y exprímela. No dejes de esforzarte en ser mejor cada día.

Para cerrar el taller, vamos a hacer un repaso de los ejercicios que más te han gustado, los que ahora forman parte de ti  y que enriquecen tu nueva identidad. Vamos a describir tus nuevas herramientas, tus nuevas armas para ser feliz, tus nuevas cualidades:

En el taller de la Rueda de la Vida he aprendido que disfruto con…………

Soy feliz con…………….

Quiero esforzarme en………….y voy a hacerlo así:……

Mis nuevos objetivos son……….

Voy a cuidar más a………..

Quiero a……….

Me respeto por………….

Espero que hayáis disfrutado mucho del taller y que estos ejercicios os hayan ayudado a ser más felices y a comprender que la felicidad no es un destino, sino un camino que recorrer cada día.

Recordad siempre que la vida es como una rueda donde hay que cuidar y mimar toda y cada una de sus áreas para que esta ruede mejor.

Probemos qué tal la has inflado. ¡Adelante!¡No pares de girar!

¡Haz de la felicidad un hábito!

 

 

 

BLOG - video blog

Día 19: Atrévete

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a ser valiente.

Como decía en el post anterior, todos tenemos la capacidad de ser reflexivos así como la capacidad de dejarnos llevar y destapar nuestra parte más impulsiva.Hoy vamos a potenciar nuestra valentía.

La valentía es necesaria para conseguir nuestros objetivos. Los temores nos limitan a la hora de alcanzar nuestros sueños obstaculizando cualquier avance.

El valiente se enfrenta a los obstáculos previsibles y a los imaginados.

Quien se fija demasiado en las dificultades se queda paralizado.

Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas, no porque sean difíciles en sí, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a emprenderlas.- Séneca

La idea no es cometer actos de los que podamos sentirnos arrepentidos en un futuro, sino atrevernos , enfrentarnos a aquello que deseamos pero tememos. La idea es abandonar los » y si’s» futuros y actuar.

Ponte en marcha, aparta tus miedos, déjalos a un lado y avanza. No lo pienses tanto. Confía en ti y hazlo lo mejor que sepas y puedas.

Esta es la idea:

 

Di lo que piensas. Se honesto. Haz algo que te apetece muchísimo. Di no. Di si. Lánzate. Pide. Rechaza. Atrévete.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 14: Hoy no pagas la bebida

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a defenderte

Hoy vas a pensar en ti en lugar de estar pendiente de agradar y no molestar a los otros. Vas a ser asertivo.

Vas a defender tus derechos respetando los derechos de los demás.
No aguantes lo que te molesta por evitar el enfrentamiento. Hoy vas a decir aquello que no te gusta y el cambio que quieres conseguir en la otra persona.

Si no nos defendemos o lo hacemos de manera inapropiada, facilitaremos situaciones y conductas que disminuirán nuestra autoestima. Cuando no nos defendemos, es como si nos dijéramos a nosotros mismos que la otra persona vale más, con la consecuente mella en nuestra autoestima, así como cada vez que los defendemos nos reafirmamos y aumentamos nuestra confianza.

¿Y cómo lo hago?

1. Describe (sin interpretar ni juzgar) la conducta molesta:
2.Explica cómo esto te hace sentir
3. Pide el cambio que quieres
4. Comprométete con ese cambio poniendo de tu parte

Con el ejemplo del vídeo sería algo así: “Sueles comportarte de manera muy cercana y cariñosa conmigo. Esto me confunde y no se con claridad cuales son tus sentimientos hacia ti. Si tu solo me quieres como un amigo, necesito que te mantengas en ese punto. Yo puedo avisarte cuando entienda que estamos cruzando esa línea”

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 15: Date un capricho

BLOG - video blog

Día 11: Nos vemos en Central Perk

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios 

Reúne a los tuyos.

Planifica alguna actividad con tu gente y llévala a cabo.

No solo consiste en quererles y hacérselo saber. Ahora añadimos algo más: disfruta de ellos.

Reunelos, organiza algo que os guste. ¿Recuerdas esas cenas familiares navideñas que organizaba la abuela? Vuelve a hacerlo. Y no esperes a Navidad.

¿Y aquellas quedadas veraniegas en el pueblo con los amigos? Llámalos, júntalos. Retoma la relación.

Sabes cómo hacerlo y con quien contar. Solo quiero que lo hagas.

No tienes porqué llevarlo a cabo hoy, pero sí tienes que haberlo planificado al menos.

Reunir a tu gente, retomar estos momentos, ayudará a sentirte querido, a pasar buenos momentos y que tu estado de ánimo mejore, a saber cómo están los que te importan, a encontrar tu hueco en el mundo, a reír, a difuminar el sentimiento de soledad, mejorará tu autoestima, recordar los viejos tiempos e ilusiónate con el futuro.

Y si finalmente nada sale como habías planificado…simplemente, ¡divertíos!

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 12: Evita ser Drácula

BLOG - video blog

Aprender a Amar. Las Relaciones Tóxicas y el Amor Romántico

Aprender a amar es una tarea pendiente para muchas personas.. Y es que, histórica y culturalmente se nos han inculcado una serie de valores distorsionados “románticos” fundamentados en un amor romántico que debe caracterizarse por grandes dosis de adicción. Sin embargo, la dependencia, subordinación y obediencia que abundan en estas relaciones, no son saludables.

Con frecuencia encuentro que muchas personas no se sienten capaces de poner fin a estas relaciones tóxicas. Algunas veces , por el temor al abandono o la pérdida, no aceptando la ruptura.

Desde la intervención terapéutica se debe promover el  autocontrol, la autoeficacia, la autoestima y el respeto por uno mismo.

Una relación de pareja necesita mucho más que cariño. Una buena relación debe fundamentarse en el respeto, la sinceridad, la empatía (ponerme en el lugar del otro) y la sensibilidad.

En las relaciones tóxicas, no se concibe vivir sin la persona amada, pero escondiéndose detrás de esta afirmación , se encuentran fuerte sentimientos de miedo e incapacidad para hacerlo.

Amor y dependencia no deberían estar vinculadas ya que independencia no implica indeferencia o despreocupación, sino una manera sana de relacionarse; pero la palabra libertad nos asusta y por eso la censuramos.

Aprender a amar

Amar desde la independencia, desde la libertad, es amar sin obligación, sin daño ni miedo. Simplemente con ternura.

Ser dueño de uno mismo y amar libremente no son situaciones incompatibles; más allá, se promueve una relación saludable, donde ambas personas se enriquecen y crecen tanto a nivel personal así como pareja.

En las personas que sufren dependencia afectiva, se pueden apreciar dos tipos de comportamientos más marcados:

Los comportamientos celosos y controladores: personas que sufren ataques de ira y conductas obsesivas, pudiendo llegar a agredir verbal y físicamente a otras personas e incluso a ellos mismos.

Por otro lado, los comportamientos sumisos extremadamente aduladores:  personas capaces de llegar más allá de sus límites para  evitar el abandono.

Debajo de estos comportamientos, hay alguno de estos cuatro paradigmas:

  1.  Necesidad de sentirme protegido.  Ver a mi pareja como alguien más fuerte que yo, que me protege de los males del mundo. Las consecuencias a nivel personal se traducen en un pobre autoconcepto de nosotros mismos, somos personas débiles e indefensas. Un camino que conduce directamente a la dependencia.
  1. Miedo al abandono . Temor al rechazo, a la soledad. Una necesidad imperiosa de mantener a mi pareja conmigo. Pese lo que pese. La gran mayoría de las veces, Pese a MI.
  1. Necesidad de sentirse querido. Es fundamental que comencemos a interiorizar que hasta que no aprendamos a querernos a nosotros mismos, el amor hacia otros será complicado. El orden debería ser “amarme para amar” y no “sentirme querido para valorarme”
  1. Necesidad de reconocimiento. Cuando admiro a mi pareja. Cuando la dependencia se  genera al sentirme adulado porque alguien admirable haya puesto sus ojos en mi. Entonces surgen problemas de autoconcepto (que ya no depende de mí) y el apego a la admiración

En una relación saludable, deben darse dos elementos: amor y respeto. Si alguno de ellos falta, estás con la persona equivocada. Quererte y cuidarte te hará libre. Siendo libre amarás saludablemente.

Para vencer la dependencia , debes respetar tus principios.

Piensa que cada día es una nueva oportunidad para comenzar, para acabar con el sufrimiento y aprender a amar. Para salir de esta relación que intoxica tu vida.

Aprender a amar
Sin ti soy yo