BLOG - video blog

Optimismo: 2 ejercicios fáciles para vivir más positivamente

El optimismo es la tendencia a ver y a juzgar las cosas en su aspecto más positivo o más favorable.

Todos conocemos detractores o críticos con esta actitud en la vida, pero la realidad es que es una actitud mucho más práctica.

Como dice Albert Espinosa, cuando crees creas.

Esto es que cuando crees que algo es posible, te esfuerzas en conseguirlo.

Esto incrementa notablemente las probabilidades de éxito.

Pero es que además afecta a la denominada resilencia, la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas,.

Ante el sufrimiento, la persona optimista genera tanto recursos para sobrellevar esta situación cómo para entender que no durará para siempre.

Ser optimista tiene consecuencias hasta en tu salud, reforzando tu sistema inmunitario.

El profesor Roth, de la Universidad de Stanford,  en su libro The Achievement Habit  señala dos hábitos en tu habla que has de cambiar.

Recuerda que la forma en la que hablas influye en la forma en la que piensas

Así que esfuérzate en pensar y hablar siguiendo estas recomendaciones

2 ejercicios fáciles para ser más optimista

1.Cambia el «tengo que» por «quiero»

«Tengo que» y «debería» son expresiones muy prácticas que sirven para agilizar. Yo no me planteo cada mañana si ir o no a trabajar, se que simplemente tengo que hacerlo.

El problema es cuando confundimos aquello que nos gustaría con una obligación , como «tengo que ser siempre agradable» en lugar de «me gustaría caer bien».

Si en una frase puedes sustituir un tengo que por un me gustaría, en realidad no se trata de una obligación y resulta que no hay motor más poderoso que hacer aquello que en realidad quieres hacer.

Así que cambia la expresión

Esta forma de pensar te ayudará a ser mucho más consciente de lo que quieres , quien eres y liberarte de exigencias que te paralizan.

2. Sustituye el «pero» por «y»

Según Roth «Cuando utilizas la palabra pero creas un conflicto, a veces una razón, que en realidad no existe…En cambio, cuando utilizas la palabra y, estás obligando a tu cerebro a procesar ambas partes de la frase”

Es decir, cuando utilizas la palabra «pero» te rindes, eliminas esa opción.

Mientras que si usas la palabra «y» obligas a tu cerebro a buscar más alternativas de resolución.

Observa el efecto en ti mismo al leer estas dos frases:

Quiero ver a mis amigos pero estoy cansado vs Quiero ver a mis amigos y estoy cansado

Es evidente en cual de las dos situaciones no vas a ver a tus amigos ¿verdad?
Como ves, son dos trucos fáciles que pueden suponer un cambio en la forma en la que ves la vida y cómo te perciben los demás así que te animo a llevarlos a la práctica.

Y tú, ¿ves el vaso medio lleno o medio vacío?

 

 

 

BLOG - video blog

Día 26: Hasta mañana, Matías

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy no vas a ver las Noticias.

Ya lo sé, me hago cargo…no te gusta la idea de estar desinformado, pero solo te lo pido por un día. El mundo no va a cambiar tanto.

Son muy poquitas las noticias positivas que aparecen en los informativos, y el bombardeo de noticias tristes y feas es constante.

A veces parece que ya estamos acostumbrados y apenas nos afecta, pero otras veces la tristeza o el enfado se apodera de nosotros.

Hoy vamos a darnos un respiro. Aprovecha para mantener una conversación a la hora de la comida, o recrearte preparándola, o poner esa película o serie que tanto te gusta, o LEE…pero nada de informativos por un día .

Así que ¡hasta mañana Matías!

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

 

BLOG - video blog

Día 25: Aléjate de las personas tóxicas

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a distanciarte de aquellas personas que te resultan dañinas.

Aunque al leer el título del post, seguramente haya llegado a tu cabeza la imagen de alguna persona en concreto, voy a darte unas pequeñas pinceladas para que identifiques con claridad a qué me estoy refiriendo:

Se trata de una persona tóxica si tras estar con él o ella te sientes desanimado, sin energía, agotado, disgustado, triste, malhumorado y por otro lado, cuando finalmente te quedas a solas, aparece un enorme sentimiento de alivio.

Suelen ser personas negativas, criticonas, envidiosas, crueles, con poca autoestima y tolerancia, resentidos y con necesidad de reconocimiento. Esta actitud tan dañina hacia los demás provoca que la gente se aleje de ellos.

Y esto es lo que te pido que hagas hoy.

El problema de esta toxicidad es que es contagiosa. La negatividad y el pesimismo se apodera de nosotros.

Es más, en alguna ocasión podemos llegar a ser nosotros mismos las personas tóxicas. Afortunadamente, estás trabajando muy duro en la otra dirección, la de ser una persona feliz; y ya sabes que la generosidad, la ilusión y el optimismo van estrechamente vinculados a la felicidad, por ello no vamos a dejar que estas personas nos transmitan este malestar.

En ocasiones, alejarte de estas personas puede ser tan sencillo como evitar el contacto, no llamar, no volver a quedar… pero en otras ocasiones esto resulta más complicado: se trata de un compañero del trabajo, un amigo de la pandilla, un familiar.

¿Qué haremos en estos casos? Nos distanciaremos emocionalmente. 

Ante actitudes agresivas hacia los demás, contraatacaremos con gestos de amabilidad hacia esas personas. P.ej «El jefe solo piensa en sí mismo»–> «A mí me parece que ejerce un cargo muy complicado con muchísimo esfuerzo y dedicación»

Ante actitud negativa hacia el mundo, responderemos con optimismo y buenos deseos. Excepto si esta persona se enfrasca en un discurso pesimista del que se le puede sacar; en ese caso, lo mejor es alejarnos, ir a otro lugar, cambiar de tema de conversación, etc.

A veces es conveniente hacer saber a esta persona que está manteniendo una actitud tóxica para sí mismo y los que les rodean. Esto puede ser de por sí terapéutico.

Si no encuentras posibilidad de escapatoria, siempre puedes buscar la evasión en tu mente, distrayéndote o centrándote en otros asuntos.

personas tóxicas

Para que tu mundo sea más bonito, es importante que te rodees de gente bonita.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 24: Las comparaciones son odiosas

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

No te compares

Es inevitable que en nuestro día a día nos fijemos en nuestros amigos, compañeros de trabajo, familiares, vecinos… A veces parece que hasta los personajes ficticios son más inteligentes , divertidos o apuestos que nosotros.

Las investigaciones han demostrado que estas comparaciones pueden ser útiles para ayudarnos a determinar nuestros propios objetivos o puntos a mejorar; otras veces, compararnos con los demás nos ayuda a ser más agradecido por lo que tenemos.

Sin embargo, la mayoría de las veces estas comparaciones pueden ser muy destructivas:

Cuando nos comparamos con alguien a quien le va mejor que a nosotros («él es más listo» «ella es más divertida»)…estos pensamientos pueden generar en nosotros sentimientos de inferioridad. Cuando nos comparamos con alguien a quien le va peor, podemos sentirnos culpables (yo quejándome y mira Pepito que desgraciado es).

Cuantas más comparaciones hagas, mas probabilidades tienes de llegar a alguna comparación dañina y sufrir sus consecuencias.

Es importante entender que no es saludable compararse porque siempre habrá alguien que me supere (en la dirección que sea)

No se puede ser envidioso y feliz al mismo tiempo. Las personas felices parecen no importarles demasiado las comparaciones, usan más su propio estándar interno: ellos mismos son su propia medida de superación.

Las personas felices se alegran de que a los demás les vaya bien y se preocupan si los demás sufren y jamás a la inversa.

Por eso hoy, para fomentar tu felicidad, vas a evitar las comparaciones odiosas con los demás. Si miras hacia fuera , que sea para alegrarte del bienestar ajeno o preocuparte de su malestar. Si vas a compararte, que sea contigo mismo para comprobar tu evolución y tus posibilidades de mejora.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 12: Evita convertirte en Drácula

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Perdona

Ante el daño, parece que la primera inclinación humana es reaccionar de forma negativa, correspondiendo de una forma similar. Perseguimos la venganza.

Evidentemente, esta actitud genera respuestas negativas: te hace sentir mal, te perjudica e incluso destruye relaciones.

El perdón romperá esta cadena de negatividad.

Pero, ¿qué es el perdón?. No estamos hablando de retomar la relación con la persona que nos ha hecho tanto daño, ni justificar ni minimizar el mal hecho. Tampoco se trata de olvidar lo sucedido.

Perdonar es contemplar el daño desde la distancia, sin que nos afecte más. Sin desearle daño a nadie sino buscando tu bienestar e incluso el del otro.

Perdonar es algo que se hace por uno mismo. Sin embargo, si tienes fuertes motivos para no perdonar, también hay que respetarlo. Quizá no sea el momento y aún tiene que pasar tiempo, o quizá nunca este momento llegue a acontecer.

Pero ten presente esta reflexión: «Agarrarse a la ira es como coger una brasa para arrojarla a alguien: el que se quema eres tú». Budha

Hoy vas a escribir una carta de perdón. Seguro que tienes en mente quien sería el destinatario. Pero fíjate, lo que te pido es que la escribas, no que la envíes, ya que el objetivo es aligerar tu carga, aliviar tu rencor. No necesariamente restablecer relaciones o retomar contacto. Que envíes o no la carta, depende de ti.

Describe el daño que has sufrido. Explica porqué aún te duele. Di que esperabas de esa persona y cómo te decepcionó.

Ahora intenta imaginar porqué pudo actuar como lo hizo y cómo le afectarían tus palabras. Vas a intentar verle como a una persona completa y no como el comportamiento ofensivo. Intenta imaginar la respuesta de esa persona ante tu perdón

Es posible que te cueste escribir la carta de perdón. Te puede parecer que el hecho es imperdonable y este ejercicio termine abrumándote. En ese caso, puedes dejar la carta y posponerla a otro momento, e incluso elegir otro destinatario y circunstancias; pero tan pronto como puedas, practica el perdón.

El rencor y el odio son pesados lastres en el camino de la felicidad.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 13:

BLOG - video blog

Día 10: Conviértete en Árbol

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios 

Reflexiona. Se espiritual.

La práctica frecuente de la meditación genera felicidad porque provoca un estado de conciencia y distanciamiento.

Busca un momento de reflexión. Contémplate como alguien pequeño dentro de un proyecto mucho mayor: el universo. Así como los árboles ancianos contemplan la vida pasar rápido, desde su quietud, desde su sabiduría.

Respira profundamente.

Medita.

Reza.

Genera buenos deseos para ti y para los demás.

Trabaja tu paz interior.

Es esencial dedicar media hora al dia a la meditación, salvo cuando uno está muy ocupado; entonces hace falta una hora entera. San Francisco de Sales

Puedes concentrar tu atención de muchas maneras: enfocándote en un solo objeto (la llama de una vela), en pensamientos o imágenes pero siempre sin juzgar o elucubrar sobre ellos, enfocándote en sonidos, en tu propia respiración. La meditación es una experiencia muy personal y se puede hacer de maneras muy diferentes.

En cualquier caso, al principio puede resultar complicado por lo que deberás tener paciencia y confianza. Despreocuparte y no esforzarte en exceso.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 11. Nos vemos en Central Perk

BLOG - video blog

Día 9: Cuidado con el cántaro

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Para de quejarte

Hoy no vas a poder hacerlo. Hoy tu mundo no va a ser un lugar desagradable y cruel.

Entiendo que puedes estar disgustado con algunos acontecimientos de tu vida, personas, circunstancias…pero hoy no vas a quejarte.

Con este ejercicio no se consigue cambiar estas situaciones que nos desagradan en la vida, pero quejándote tampoco. La queja constante y desproporcionada conlleva dos consecuencias directas: en mi mismo, el pesimismo. En los demás, el agotamiento.

En lo que a ti respecta, hoy vas a tener que fijarte más en lo bueno que en lo malo, vas a intentar creer en un futuro positivo, tanto inmediato como a a largo plazo. Esto se complementa perfectamente con el ejercicio del Día 5: En busca de la felicidad.

Este optimismo predispone a que nos comportemos de una manera constructiva y sana. Si te das cuenta, cuando te quejas, afirmas que todo va mal, o todo va a ir mal. Este derrotismo nos deja en el mismo punto de partida, no se produce cambio, solo el malestar de recrearme en esta situación que tanto me disgusta. Si no me quejo, si analizo la situación racionalmente y busco salida, atisbo la posibilidad de superar y cambiar lo que me duele. Y he aquí lo que en nuestro refranero se conoce como «la pescadilla que se muerde la cola» o la profecía autocumplida: en ambos casos, consigo aquello que he supuesto que sucedería.

Tus pensamientos son poderosos, porque te conducen directamente a los actos, y los actos son los que dibujan tu vida. Así que no te quejes. Planteate cómo cambiar y cree en que puedes hacerlo.

Respecto a los demás.

Tanto va el cántaro a la fuente, que al final se acaba rompiendo

Todos conocemos a alguna persona que suele quejarse con frecuencia: algo le duele o algo le va mal. No es que esto no sea cierto, es que perdemos la esperanza de poder ayudarle. Al principio lo intentamos todo, pero al ver que se enfrasca en el malestar nos damos por vencidos y relativizamos su sufrimiento.Esto a su vez hace que la persona que se queja se sienta más incomprendida y sola, por lo que se centrará aún más en su malestar.

Hoy intenta no quejarte. Notarás como al final del día tu estado de ánimo ha mejorado. Como te sientes más poderoso y seguro de ti mismo al no ser una víctima de las circunstancias sino el dueño de tu vida. Los demás se acercarán a ti de buen gusto y seguramente las conversaciones sean mucho mas agradables y entretenidas si no hay quejas de por medio.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 10. Conviértete en árbol

 

BLOG - video blog

Día 8: La reflexión de Cifra

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Saborea

Cuánto malestar nos genera pensar demasiado en el pasado o en los miedos del futuro. Parece que nos cuesta ubicarnos en el presente, y para ello, he desarrollado este ejercicio con un objetivo claro: vamos a disfrutar aquí y ahora.

Vamos a  exprimir las experiencias positivas del día a día, los ingredientes principales y fundamentales de la felicidad (recuerda, que la felicidad no se consigue por grandes golpes de fortuna, sino por un trabajo diario).

No valoramos lo suficiente la cotidianidad y sus pequeños detalles. Sin embargo, cuando aquello a lo que estamos acostumbrados se ve mermado, notamos enormemente su ausencia. ¿Cuántos de vosotros no ha respirado con  placer al recuperarse del resfriado? Pero al poco tiempo, volvemos a acostumbrarnos a respirar bien y dejamos de valorarlo de nuevo.

Disfruta el presente, vive el momento actual siendo consciente de ello y saborealo.

Saborea tu comida favorita, tu refresco, tu postre, tu helado, tu batido, tu yogur.

Toma plena conciencia de lo mucho que lo estás disfrutando.

Párate a disfrutar algo que normalmente haces a toda prisa. Fíjate de qué manera en esta ocasión te ha producido sensaciones diferentes. Compáralo cuando pasas por esta actividad a toda prisa.

Detente un rato mientras comes, absorbe el aroma, la dulzura, la textura, el efecto al entrar en contacto con la lengua. Distingue las especias, condimentos.

Trata de deleitarte en lugar de pasar sin darte cuenta. 

Disfruta el presente y estarás en el camino directo para ser feliz.

 No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 9. Cuidado con el cántaro

BLOG - video blog

¿Como cambiar el chip?. Del pensamiento negativo al positivo

Acabar con el pensamiento negativo. Hablamos de esos pensamientos que te hacen daño. Esas ideas que se repiten una y otra vez. Aquellas que llegan a condicionar tu mundo y que , sin embargo, no siempre se ajustan a la realidad.

Puedes liberarte de las trampas de la mente y crear un nuevo mundo de racionalidad. Un pensamiento razonable y razonado que te lleve a crear un ambiente motivador donde vivas mejor y en paz contigo mismo.

Puedes cambiar. Tienes la posibilidad de la razón, la reflexión y la autocrítica. La  autoobservación. Pensar sobre lo que pensamos.

Habrá ocasiones en las que pensamos mal porque nos sentimos mal y otras en las que nos sentimos mal porque pensamos mal. Hay que cortar esta espiral.

Psicólogo en Madrid

La  posibilidad del cambio implica imponernos a la parálisis que genera el temor. Abandonar las viejas costumbres y permitirnos la revisión de las creencias que nos han gobernado durante años. Esto requiere valentía.

Las situaciones límite pueden hundirte o sacarte a flote. Te confrontan, y si eres capaz de aprovecharlas, puedes revistar tu mente a fondo. Las creencias más profundas se tambalean cuando muestran señales de seguridad desaparecen y allí el cambio es inevitable.

Le creemos demasiado a las creencias, porque es más cómodo no cuestionarnos a nosotros mismos. Hay que crear la capacidad de pensarse y repensarse a la luz de nuevas ideas.

Para resolver el conflicto, habrá tres opciones:

  • Revisar la creencia y reemplazarla por otra
  • Calibrarla o crear excepciones a la regla.
  • Negarse a revisar la creencia o buscar excusas.

El cambio de creencias implica modificar muchos factores asociados a las mismas . Esa modificación supone un cambio real de nuestra vida..¿Qué opción escoges tú?

«El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino» Stephen Crane.