BLOG - video blog

Acompañamiento a niños en tiempo de Coronavirus

La psicóloga experto infanto juvenil Tamara Alonso Nevado te ayuda con esta entrada a gestionar esta situación con los más pequeños.

Se van acumulando los días en este confinamiento y esto implica más esfuerzo por nuestra parte, para intentar que en nuestro hogar predomine la tranquilidad.

Me gustaría poder ayudarte a reflexionar sobre cómo estas gestionando esta situación tan complicada, que la vida nos ha puesto en nuestro camino, y así poder encontrar pequeñas claves para poder acompañar a nuestros hijos de la mejor manera que podamos.

Reflexiona

Primero, te animo a que te permitas reflexionar: ¿cómo he estado estos días de encierro en casa?, ¿qué emociones he sentido?, ¿qué conductas he realizado?, ¿estas conductas iban en la línea del autocuidado?, ¿en quién me he apoyado?, ¿me he permitido sentir el malestar cuándo ha aparecido?, ¿Qué pensamientos me perturban?, ¿cómo manejo dichos pensamientos?

Si te das cuenta todas estas preguntas están enfocadas en ti. No en cómo han llevado tus hijos este tiempo de confinamiento. ¿Por qué?, porque sólo si tu estas calmado, tu hijo podrá encontrar su calma.

Por eso es tan importante que te centres en ti y en tus emociones para poder hacer un buen acompañamiento.

1. Identifica tu emoción, permítete sentir la emoción sea cual sea, todas son válidas y están para ayudarnos a adaptarnos a esta situación.

2. Una vez aceptada la emoción, respira profundamente y conecta con tu sentir. Si te permites transitar por esa emoción, será más fácil regularla y no dejar que te domine.

3. Es importante que favorezcas la expresión emocional, puede ser apoyándote en un amigo, escribiendo, dibujando… habla contigo sobre ello, háblate con cariño, intentando traducir tus pensamientos en conductas que te ayuden a avanzar en esta situación adversa.

Cuidado con la exigencia hacia ti y hacia los demás

En estos días, hemos recibido muchas alternativas de actividades de diversos profesionales para ayudarnos a entretener a nuestros hijos. Esta ayuda que en un primer momento es muy útil, puede volverse en contra si lo vives desde la exigencia y la culpabilidad, si no llegas a cumplir con tus expectativas. Permite también que tus hijos tengan momentos de no hacer nada, de disfrutar de parar y simplemente ESTAR con ellos, estar presentes en este momento, conectar con ellos, fomentar conversaciones…

Intenta que el momento de hacer sus tareas académicas, no sea una lucha entre vosotros. Los niños y adolescentes son un grupo vulnerable en esta situación de encierro, son los que más necesitan el movimiento libre, explorar su entorno, estar con sus iguales… es cierto que tienen un gran poder de adaptación y seguro que te verás gratamente sorprendido en muchos aspectos por tus hijos.

Por ello, cuando llegue el momento en que muestren su malestar, se frustren, se enfaden intensamente… recuérdate que es totalmente normal que se sientan así, valida sus emociones (“entiendo que estés enfadado” , “yo en tu situación me sentiría igual”), conecta con ellos antes de intentar reconducir la situación, y cuando sientas esa conexión en la que sientas empatía hacia tu hijo, intenta introducirle un mensaje adecuado y buscar un pensamiento que le pueda ayudar en ese momento (“¿qué te parece si nos preparamos algo rico de comer, mientras leemos juntos ese libro que te han mandado en el cole?” , “¿te apetece que después de trabajar 20 minutos, juguemos juntos al escondite?”).

Si ante esto sigue mostrando rechazo, invítale a que sea él, el que busque propuestas, negocia con él. Si no está receptivo, inténtalo más tarde en un momento de calma. Acudir al chantaje, castigo, culpa… lo único que va a hacer es que el ambiente en casa sea más tenso y estresado.

Cuídate para poder cuidar

Esta situación impuesta nos ofrece una oportunidad para parar y conectar con nuestra familia. Prioriza tu salud mental y la de tus hijos.

En este momento es cuando más necesitamos sentirnos queridos y apoyados. En nosotros está el recuerdo que se puedan llevar nuestros hijos de este confinamiento.

Aprovecha esta oportunidad para que tus hijos aprendan a ser resilientes.

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona para afrontar y superar situaciones adversas. Para ello tendrás que esforzarte para desarrollar esta capacidad en ti.

Una buena forma de entrenar la resiliencia puede ser hacer ejercicios de gratitud cada día (por ejemplo: durante la cena cada miembro de la familia puede expresar su gratitud hacia alguien, hacia sí mismo o hacia la vida) y también ejercicios de focalización positiva (por ejemplo, antes de acostarnos, decir las cosas positivas que ha tenido el día).

Dales información adaptada a ellos

Protégeles de informaciones innecesarias. El contagio de la enfermedad no debe de ser un tema tabú, pero tampoco el foco de todas las conversaciones. Busca la información de manera privada y comparte con tus hijos lo que consideres adecuado o lo que ellos te pregunten si así fuera necesario.

En muchas familias el dolor está muy presente porque hay familiares enfermos o que han fallecido en este periodo. Tus hijos van a ser testigos de este malestar, y es adecuado que reciban una breve explicación sobre la situación real en la familia, y que adaptemos la información y la manera de expresarnos a la edad de nuestro hijo.

Estate disponible para hablar de ello cuando tu hijo lo necesite, no des largas explicaciones pero sí responde las dudas que tengan al respecto.

Pon palabras a tus emociones, eres humana (“mamá esta triste porque el abuelo esta malito”) y estás enseñando a tus hijos que está permitido sentir y expresar emociones.

A la vez, hemos de intentar ser ejemplo de una buena regulación emocional, si las emociones son muy intensas lo más adecuado es buscar un lugar de intimidad para encontrar la calma y comunicarnos con nuestros hijos cuando podamos regular la emoción y no nos sintamos desbordados por ella.

Repítete en momentos difíciles, que irás encontrando la manera de llevar estos días, es una situación que requiere tiempo y paciencia.

Cada día nos abruman muchas informaciones y cada día implica un esfuerzo por nuestra parte de aceptar la situación, volvernos a ubicar, y adaptarnos a los acontecimientos.

Por ello no pongas más carga sobre ti mismo, no fomentes tu parte más crítica y exigente, intenta acudir a tu “yo” más compasivo y cariñoso, cuídate y quiérete mucho.

BLOG - video blog

Cuento para abordar el acoso escolar

Me hago eco de un cuento publicado por el Observatorio de Salud de la Infancia y de la Adolescencia de la Fundación FAROS del Hospital Sant Joan de Déu en el que se aborda el terrible fenómeno del acoso escolar.

Las secuelas emocionales del acoso escolar con frecuencia han de trabajarse terapeúticamente si estas vivencias no son frenadas a tiempo.

Los cuentos de la abuela es una recopilación de cuentos que FAROS pone al alcance a través de su página web
 con el objetivo de fomentar la lectura y difundir valores y hábitos saludables en la población infantil.
acosoescolar
El cuento «No es mi problema» aborda el acoso escolar desde el punto de vista de los niños, recordando a los lectores que el silencio es cómplice y agravante en este problema, invitándonos a no quedarnos pasivos ante estas situaciones ya que más tarde o temprano,nos afecta a todos.
Os animo a leerlo junto a los más pequeños y guiarles en esta reflexión, esto les ayudará a tener herramientas para gestionarlo en caso de estar viviéndolo o ser conocedor de alguna situación de este tipo.

BLOG - video blog

Entrevista a María Marne

Se incorpora al equipo del gabinete la psicóloga María Marne , licenciada en la UCM , con el Máster de Psicología Clínica, Legal y Forense (UCM), Experto en Psicoterapia Breve en la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia, y el Experto en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud (SEMPYP).

Para que la conozcáis un poquito mejor, María ha respondido algunas de las consultas que realizáis a través del consultorio online.

Para pedir cita podéis hacerlo pulsando aquí.

Entrevista a María

  • Consultas sobre niños y adolescentes

Hola buenas noches.
Hace 4 años que me separé.Tengo dos hijos y la relación entre su padre y yo es nefasta.He solicitado una modificación de medidas.

Los utiliza siempre para hacerme daño. Muestra faltas de respeto hacia mi persona delante de ellos. Y todo lo que escuchan de mi es malo.

Mi hija de 6 años esta deseando venir a vivir conmigo. Pero mi hijo de 10 es el que mas ha cambiado su actitud hacia mi, debido a la manipulación que sufre por parte de su padre.

Mi hijo es el que me preocupa muchísimo. Pega y abusa de su tamaño con su hermana. Usa muchos tacos para expresarse. Se ha vuelto muy rebelde, pero lo más alarmante es que ha empezado a decir que si se tiene que venir a vivir conmigo, se va a ahorcar.

No puedo pasar por alto tal frase. Pero creo también que puede estar una vez más manipulado por su padre.
Estoy realmente desesperada porque por un lado me da miedo que haga algo, pero por otro pienso que su padre le dice lo que tiene que decirme, para infundirme miedo y que no me lo traiga conmigo.

Era un niño de lo mas noble,cariñoso, educado, presumido, extrovertido, me quería con locura. Y ahora sólo vuelve a ser él cuando están conmigo. Agradezco cualquier comentario o consejo que me podáis dar.
Vanessa

Hola Vanessa, es un caso complicado y entiendo la situación por la que estás pasando.

Como madre lo principal es el bienestar de tus hijos y eso es lo que queremos conseguir con todo esto.

Lo primero de todo, es que demuestres la situación de manipulación que el padre está ejerciendo sobre el menor, ahora que has solicitado la modificación de medidas.

Esta situación que me describes es compatible con lo que los psicólogos denominamos Síndrome de Alienación Parental, en el que uno de los progenitores, denominado progenitor alienador, mediante distintas estrategias ejerce una influencia negativa, una especie de “lavado de cerebro” que obstaculiza, destruye y transforma los vínculos afectivos de los menores para con el otro progenitor.

Para ello, es necesario que un psicólogo forense evalúe esta situación y la refleje en un informe psicológico además de que evalúe al menor para demostrar esos cambios de conducta y alteraciones.

Estas evaluaciones tendrán un peso muy importante para conseguir que la modificación de medidas se oriente hacia una custodia materna.

En divorcios conflictivos esta situación suele ser muy común, los jueces son muy conocedores de este tipo de manipulaciones, que en el caso del que hablas son muy graves dado que el niño ha llegado a verbalizar “que se va a ahorcar”; es posible que una vez el padre le haya metido influencias muy negativas tuyas en la cabeza, el niño pase a formar parte de un chantaje emocional ejercido directamente sobre ti objetivo principal del padre.

Es importante que el proceso se trate con agilidad pues es una situación muy grave y tóxica para el niño que tendrá consecuencias muy graves y con el tiempo se pueden convertir en irreversibles.

Por otro lado, es muy importante que sigas manteniendo con los niños momentos de calidad, que hagas que los días que disfruten de la custodia contigo sean momentos de calma, de diversión y de seguir demostrando ese cariño y amor por ellos.

Hola, Soy madre soltera de dos niños adoptados de 16 y 14 años.

Al mayor le adopté cuando tenia tres años, al pequeño con seis y medio; y por tanto mucho más difícil. El verdadero problema lo tengo con el pequeño que es un mentiroso compulsivo, siempre lo ha sido y no sé como afrontarlo.

A medida que se va haciendo mayor, los problemas aumentan, y ha llegado el momento en que no puedo confiar en él.

Ahora está en tercero de la ESO y el curso lo está llevando mal, incluso teniendo toda mi ayuda. Aún sabiendo que estoy en contacto con los profesores me niega las cosas. Su comportamiento es bueno, pero ya no sé que hacer. Lo he intentado todo, por las buenas y por las malas, castigos.

Le he planteado llevarle a un psicólogo y dice que voy a perder el dinero porque él no va a hablar ¿Algún consejo que esté a mi alcance?

Inmaculada

Hola Inmaculada, quizá tengas que cambiar tu acercamiento hacia él, hasta ahora no cabe duda que has hecho todo lo que se podía hacer para llevar la situación lo mejor posible.

Está comenzando una edad complicada, en la que siempre se oponen a los padres, están en contra del mundo y piensan que todo lo que haces por su bien es para amargarle y fastidiarle.

Está claro que está en una posición defensiva que debemos desbloquear.

Vamos a olvidar la diferenciación “por las buenas” y “por las malas” y vamos a redirigirla a “por tu bienestar” un “me preocupas tú”.

Los suspensos y las malas notas al final son el reflejo de algo que está pasando en el niño que tenemos que conocer e indagar.

Quizá preguntarle qué le está pasando para que esté suspendiendo en el colegio, demostrarle que te preocupa él y cómo está, cómo se puede sentir y decirle que estás ahí para que él te lo cuente en cualquier momento, que le vas a dejar su espacio para ello, siempre desde una actitud cálida y cariñosa.

Estas situaciones suelen llevar tiempo y no pueden resolverse de un día para otro, tienes que ser constante y no desesperar, pensar que cada paso que des en esa dirección te va a permitir estar más cerca de él y que se vaya abriendo más a ti.

Busca compartir momentos de ocio y momentos de calidad más que cantidad, para que la relación que queremos conseguir hacia a ti vaya tomando forma.

Hola, todo el mundo dice que al ser jóvenes pasamos por distintas etapas, que habrá momentos en los que estés bien y otros en los que lo único que querrás hacer es encerrarte para estar sola, el problema es cuando no sales de los momentos malos que te producen un nudo en la garganta constante, que llegas a casa y lo primero que haces es llorar porque no puedes más

Finjo estar bien con mis amigos, en ocasiones soy capaz de distraerme estando fuera, el problema es cuando llego a casa, empiezan las discusiones, el intentar cumplir expectativas

El sentirse decepcionado porque tus padres te hacen sentir que no vales y que eres una persona egoísta, no querer volver a casa porque sabes que vas acabar llorando en tu habitación, sentirse todo el rato estresada pero sales afuera y te obligas a fingir que estás bien porque la gente ya tiene demasiados problemas para preocuparse también de los tuyos.

Me siento frustrada, también llena de ira y sinceramente no sé qué hacer.

Gabi

Hola Gabi, ¿alguna vez te has parado a pensar en cuáles son esos momentos malos que te producen malestar y una sensación de nudo que nos bloquea tanto por dentro? Es necesario que hagas esa búsqueda.

A veces vivimos en un mundo que nos obliga a llevar un ritmo frenético y con altos niveles de exigencia, que pocas veces nos paramos a pensar en qué cosas son las que nos permiten disfrutar y cuales nos están afectando.

Por suerte, en la vida también hay espacio para los momentos malos, no tenemos que fingir estar bien ante los demás, tienes que permitirte y tienes el derecho de expresar aquello que te hace sufrir, llorar no es malo; abrirte a los demás (padres, amigos etc) te vendrá bien para canalizar esas emociones que sientes, de igual modo que alguien te escuche y legitime tus sentimientos y se quede a tu lado para ayudarte.

Prueba a pedirles a tus padres que necesitas que te escuchen, ábrete a ellos y hazles saber que hay cosas que te hacen pasar malos ratos, quizá desde ahí podrán entenderte y te apoyarán. Verás que sentir que están ahí para ayudarte te hará sentir mejor, podrás gestionar mejor las emociones y esto te permitirá ver las cosas con más claridad.

Hola, el otro día tuve una discusión con mi familia, algo que es muy habitual, y llevo varios meses lidiando con el estrés de los estudios y la presión y tras la discusión sentía que no iba a poder afrontar lo que se me venía encima y que no tenia motivación para seguir.

El caso es que rompí a llorar y me fui a mi habitación, salí al balcón y me senté en el suelo.

Cuando estaba ahí se me vino la idea de saltar. Me imaginé a mi misma en el suelo tras haber saltado y tenia la sensación de que lo iba a hacer el cualquier momento.

Me quedé bastante asustada. Sentía que iba a hacerlo de verdad. ¿Me tengo que preocupar o acudir a alguien? María

Hola María, entiendo que te hayas podido asustar.

La sensación y los pensamientos que tuviste es algo importante que no puedes dejar pasar si te vuelve a suceder.

Muchas veces en situaciones estresantes te puedes sentir desbordada por creer que no controlas la situación, que en el momento no puedes ver con claridad ya que puede que tengas una suma de emociones y pensamientos asociados que están todavía por digerir.

Eso debe a una mala gestión de tus emociones y sobre todo un bajo control de situaciones temidas o estresantes.

Es importante aprender que muchos de nuestros pensamientos están fuera de nuestro control y no son reales.

Te recomiendo que si éstas situaciones vuelven a aparecer no dudes en acudir a un psicólogo que te ayude a gestionarlo adecuadamente.

 

  •  Consultas sobre ansiedad y pensamientos obsesivos

Yo tengo un problema de pensamientos obsesivos.

Estoy pensando en algo, después se acaba, pienso en otra cosa, y no hay forma de parar a esos pensamientos. Y justamente vienen cuando quiero dormir.

Me levanto trato de hablar con estos pensamientos diciéndoles que quieren de mi, que yo necesito dormir, les pido gentilmente que se vayan.

Una vez una psicóloga me dijo que es posible que estos pensamientos me estaban haciendo compañía ya que yo no podía hablar con mi ex pareja, y ahora vivo sola no tengo con quien hablar, por lo tanto vienen los pensamientos.

¿Qué puedes decirme al respecto, espero tu respuesta.
Rocío

Hola Rocío, suele suceder que justo antes de dormir, en el que paras y tu cabeza está más libre de ocupaciones, surgen los principales pensamientos y preocupaciones que impiden el descanso o en ocasiones nos desvelan por la noche causándonos insomnio.

En tu caso habría que ver si siempre es el mismo tipo de pensamiento sobre algo en concreto (o varios pensamientos relacionamos con un tema pero que siempre son esos y se suelen repetir) que no puedes evitar a lo que denominaremos pensamiento obsesivo

O si por el contrario son pensamientos sobre inquietudes, temeridades, problemas interpersonales o cosas que nos hayan pasado en el día a día.

Es aconsejable que compartas y expreses tus pensamientos y preocupaciones con otra persona cercana, puede que eso te lleve a sentirte mejor y calmar la angustia que te provoquen.

De igual modo sería muy aconsejable que modificaras tus hábitos de sueño y generases otros más saludables , podría ayudarte la meditación, técnicas de mindfulness, relajación, hipnosis, para tranquilizar la mente e ir modificando los procesos mentales adquiridos hasta ahora.

 

Hola María, me han dicho que tengo ansiedad generalizada, me hice chequeos de todo y estoy bien de salud, pero yo sigo sintiéndome mal.

Si bien ahora me la han diagnosticado, yo comencé a sentir ansiedad hace 7 años, cuando de un día para otro perdí la visión de un ojo (el cual me curé y no hubo problema), pero ya no pude volver a ser el mismo.

Desde ahí en mayor o menor medida vivía las cosas son cierto temor, con ansiedad.

Mi psicólogo me explicó que  cuando pasa algo de golpe, el cerebro interpreta que no había estado lo suficientemente en alerta y por eso genero miedo ¿Qué opina usted?

Mi psicólogo me cae muy bien, me siento muy cómodo, pero aun así me siento como mas triste ,no se si es normal por el hecho de expresar lo que siento..

¿Escribir para desahogar lo que siento sirve ?

Maxi

Hola Maxi, es importante separar dos cosas, la ansiedad es un problema psicológico que si bien actúa y tiene, entre otras, consecuencias a nivel físico y en el cuerpo (tensión, palpitaciones, cansancio, sensación de ahogo etc) su origen no se sitúa ahí.

El estado de salud físico puede verse afectado por ello pero siempre como una consecuencia no como la causa.

Puede que el episodio que sufriste de pérdida de visión a una edad tan temprana lo vivieras como una situación de estrés intenso que hizo que te adaptaras ella como pudiste, desarrollando síntomas de ansiedad que en su momento no fueron gestionados (pues ha pasado mucho tiempo desde eso hasta que has iniciado una terapia psicológica).

A partir de ahí tus mecanismos para gestionar el estrés en las diversas situaciones de tu vida y en las distintas etapas no han sido los adecuados porque no has tenido las herramientas necesarias.

Es importante que trates esto con tu psicólogo, que te remontes con él al episodio estresante vivido en la infancia y desbloquees todas las emociones vividas que seguro no han tenido espacio hasta ahora para ser expresadas. Es necesario que hables sobre ello.

De igual forma siempre viene bien expresar los sentimientos y desahogarte ya sea personalmente como haces, con alguna persona de confianza y por supuesto en terapia.

 

  • Consultas sobre tristeza

 Mi mayor problema es que no le encuentro sentido a mi vida y solo quiero dormir. Duermo multitud de horas. ¿Que puedo hacer?
Maribel

Hola Maribel, puede que en tu caso estemos hablando de síntomas de apatía y desgana muy compatibles con sintomatología depresiva.

Seguro que hay muchas cosas a tu alrededor por las que sonreír y por las que levantarte cada día y las has ido olvidando o a veces pueden pasar desapercibidas para nosotros.

Te recomiendo que acudas a un psicólogo para que te ayude a que recuperar aquellas cosas que te mantenían con ilusión, recuperar rutinas perdidas, conseguir una adecuada higiene del sueño e ir incorporando hábitos más saludables en tu día a día.

Hola, me llamo Eduardo y llevo un tiempo que no paro de darles muchísimas vueltas a la cabeza siendo muy negativo, creyendo que no valgo para nada, que todo me sale mal

Me quedo callado en muchos momentos sin saber porqué, no tengo ninguna motivación y pienso que voy a perder a mi pareja por no estar a la altura, no se como he podido llegar a esto ¿me podrías dar alguna solución?

Eduardo

Hola Eduardo, en primer lugar, habría que situar un momento de inicio a partir del cual te está pasando eso, debemos conocer el origen.

Varias cosas de las que cuentas están relacionadas con el autoconcepto y la autoestima, parte fundamental de nuestro bienestar diario y satisfacción personal.

Es muy aconsejable que acudas a un profesional para que te ayude a trabajarla y ver los efectos positivos que tiene, además te ayudará a mejorar muchas otras cosas como es la confianza en ti mismo, sensación de autoeficacia etc.

Por otro lado, es importante identificar las situaciones en las que estás todo el rato pensando sobre tus temores y principales preocupaciones, esas situaciones de bucle no te conducen a nada, ni consigues con ellas una solución.

Una vez identifiques en qué momentos del día te sucede debes buscar una tarea alternativa que te mantenga distraído.

BLOG - video blog

Por qué dar buen trato a los animales fomenta la empatía

Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. (fuente RAE)

TVE vuelve a programar corridas de toros en horario infantil.

Muchos psicólogos, sociólogos y demás profesionales nos hemos llevado las manos a la cabeza y voy a explicar por qué no estamos de acuerdo con esta decisión. Voy a explicar por qué defendemos lo perjudicial de estas emisiones para los más pequeños de la casa. Se trata de cómo afecta a la empatía.

La empatía es una herramienta muy poderosa.

Es entender lo que puede sentir el otro sin que yo esté viviendo la misma circunstancia. Es entender que si mi amigo tiene una pérdida, se encontrará triste, por ejemplo.
Esta herramienta por consiguiente, me ayudará a fomentar relaciones de mayor calidad con aquellos que me rodean, ya que al ser capaz de ponerme en su lugar, de entender cómo se siente, podré reaccionar de manera satisfactoria con ellos. Ellos se sentirán comprendidos y agradecidos conmigo, y me devolverán el gesto tan pronto como les sea posible. Relaciones de calidad.

Por otro lado, la empatía tiene más funciones valiosas, no sólo la de fomentar la calidad de mis relaciones sino también, me ahorrará problemas. Una buena empatía me ayudará a comprender que si mi jefe ha discutido con su jefe, no será el momento adecuado para pedirle un ascenso. Igualmente me ayudará a entender que si veo a un hombre tremendamente airado que va dando golpes allá por donde anda, lo más sensato será quitarme de su camino. La empatía también me protege.

Los niños y la empatía

Nacemos con empatía. Los niños son un ejemplo precioso de esta poderosa herramienta (¡¡Ay si los niños gobernaran…!!)

Cuando un niño ve a alguien sufrir, entiende su malestar, empatiza. Ese alguien puede ser un mayor, otro niño, o un animal. El niño que ve una corrida de toros, entiende que el animal sufre, que le duele el cuerpo al recibir los golpes y lo más natural, es que no le guste. El adulto que disfruta de esto, explicará con naturalidad que el animal no sufre, o que debe morir, o que es arte y es bello. Se producirá un enfrentamiento entre lo que su mayor le dice y él aprecia. Esto afecta directamente a la empatía natural que siente el niño, ya que el pequeño creerá todo lo que el mayor le dice, mermando su natural empatía.

Muchos adultos que discrepaban con la opinión de los profesionales, afirmaban que ver corridas de toros «no les había supuesto ningún trauma». Efectivamente, un trauma implica temer por tu vida o la de otros, pasar un miedo intenso, terror. Y evidentemente, no estamos hablando de esto.

Estamos hablando de que el niño cuya empatía se ha fortalecido a lo largo de los años, desarrollará una mayor inteligencia emocional, que le ayudará a disfrutar de las alegrías de los suyos, a cuidar de los suyos cuando estos lo necesiten, a ser generoso y noble con los demás , y fijaos en lo siguiente: todas estas cualidades están presentes en las personas más felices. Generosidad, nobleza, empatía, bondad. Todas y cada una de ellas.

Y observad el lado opuesto, aquellos que no han desarrollado nada su empatía, los psicópatas. En ellos es habitual la violencia y la criminalidad. Precisamente porque no sienten las consecuencias de sus actos, aunque entiendan lo que sucede, no son capaces de ponerse en el lugar del que sufre ni alcanzar a comprender ese sufrimiento.

Evidentemente una persona que ve corridas de toros no es un psicópata, es más, seguramente hay muchísimas personas que disfrutan de las corridas y son maravillosos amigos y familiares, con una gran empatía y bondad.

Pero hay que tener algo claro, normalizar el sufrimiento sea cual sea, afecta disminuyendo la capacidad de empatía. Mi recomendación clara y rotunda es que no les privéis a los niños de esta capacidad, todo lo contrario, fomentarla.

Fomentando la empatía

Hay que  destacar los tremendos beneficios que para un niño tiene el criarse con una mascota.

La tenencia responsable de una mascota, su adopción, implica adquirir responsabilidades de cuidado, comprender que no todo es diversión, si no que hay que limpiar a nuestro peludo, darle la comida, llevarle al veterinario si se pone malo, limpiar cuando ensucia. El niño desarrolla su responsabilidad. Esto va ligado a un premio, claro está: compensado con creces, desde momentos de juego, al sentimiento de compañía y protección, al de sentirse amado y aceptado completamente.

Añadir por último que he querido  realizar este artículo, no solo como psicóloga, sino como afortunada experimentada en el campo del respeto y cariño por los animales.

534341_316842958442461_1352593859_n

 

Katy, gran amiga y cuidadora durante más de 16 años. Siempre en mi recuerdo.

BLOG - video blog

Día 20: ¡Felicidades Mateo!

Aunque este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios , no se trata de un ejercicio cualquiera.

Hoy Mateo cumple 4 meses ¡Felicidades Mateo! Por ello, hoy el ejercicio es

Dona Médula

Mateo es un niño precioso al que diagnosticaron leucemia al poquito de nacer. Sus papás han iniciado una campaña de concienciación y búsqueda de la persona que pueda ayudar a su peque y a otros tantos que como él, tienen esta enfermedad tan fea. Así nos lo explica él desde su web:

Me llamo Mateo y tengo dos meses. Puede que mi nombre no te diga nada, pero mi historia es la historia de muchos niños. Y todos necesitamos tu ayuda.

Hace poco los médicos le dijeron a mis padres que tenía Leucemia. Enseguida me di cuenta de que a la gente no le gusta esa palabra y se asusta mucho cuando la escucha.

Yo no la entiendo bien, pero es algo así como que mis células no se reproducen como deberían y por eso tengo que estar mucho tiempo en el hospital hasta que encuentren un donante de médula para mí.

Me han dicho que un donante es una persona que deja que le saquen sangre y la analicen para ver si sus células se parecen a las mías. Y si es así, le llaman para que me dé algunas.

Mi hermano Lucas, que tiene dos años y es muy valiente, quiso ser mi donante, pero las pruebas dijeron que sus células eran diferentes a las mías. Mi madre dice que es porque los dos somos superespeciales y por eso necesito encontrar a alguien que sea tan especial como yo para que me ayude.

Pensé que era fácil. ¡Si es solo dejar que te den un pinchazo! En mis dos meses de vida ya no recuerdo cuántos me han dado a mí y, aunque es molesto, a los mayores no creo que les duela mucho. ¡Si hasta Lucas que es pequeño pudo hacerlo!

En honor a él, a su familia, a todas las personas que sufren esta enfermedad tan fea que es el cáncer, y a todos los que luchan a su lado, he escrito este post.

Hoy te pido que te informes sobre la donación de médula. No te pido que lo hagas porque se trata de un acto muy personal que conlleva unas responsabilidades que debes conocer bien. Solo te pido que te informes.


¿Cómo me ayudará esto a ser más feliz? El altruismo está directamente relacionado con la felicidad. Las personas más generosas, son más felices, y resulta que las personas más felices, son altruistas.

Ya se que te lo había sugerido también en el ejercicio 6: No lo des por hecho , entre otras muchas formas de querer y cuidar a los demás. Pero hoy solo quiero centrarme en este gesto.

Cuando donas sangre y cuando donas médula lo que haces es salvar una vida, terminar con tratamientos horrorosos, ayudarles a recuperar su vida….Puede que a ti te escueza la cadera o te salga un moratón en el brazo. A muchas de las personas con tratamientos de quimioterapia les duele el cuerpo de los pinchazos, el estómago de los vómitos, se sienten débiles y la imagen del espejo está mucho más deteriorada.

Además no solo salvas su vida, también ayudas a los que le/la quieren a recuperar su felicidad. Puede ser un adulto como tú, pero también un niño. ¿Te imaginas que le sucede a un familiar tuyo? ¿Te imaginas saber que alguien tiene este poder para ayudarle? Seguro que entiendes bien ahora la preciosa lucha que están llevando a cabo los papás de Mateo.

¡Anímate! Donar médula es darle mucho más sentido a tu vida.¡ Tú puedes salvar a alguien!

Dona médula. Dona vida. Dona esperanza. Dona felicidad. ¿Se te ocurre una manera más bonita de ser feliz?

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

www.medulaparamateo.com

 

BLOG - video blog

Día 6: No lo des por hecho

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Quiere y hazlo saber. Cuida a los tuyos

Puedes hacerlo a través de palabras, gestos, actos.

Puede ser a un familiar, a un amigo, a tu mascota, a un desconocido ¡Todos ellos pueden beneficiarse de un gesto de cariño!

El vínculo entre las relaciones sociales y la felicidad es recíproco. Las personas más felices cuidan a sus buenos amigos y queridos familiares. Y quienes tienen buenos amigos y queridos familiares son más felices.

«La venganza es un placer que dura solo un dia; la generosidad es un sentimiento que te puede hacer feliz eternamente.» Rosa Luxemburg

Si cuidas a los tuyos, te cuidas a ti mismo. Esto te hará sentirte más feliz, y sentirte más feliz atraerá más gente a tu mundo y que estas relaciones sean de mejor calidad. De nuevo, esto te hará todavía más feliz y entramos en lo que los psicólogos de la corriente positiva llamamos “espiral ascendente”.

Te pongo algunos ejemplos, pero tú te conoces bien, así que estoy segura que sabrás quién es el destinatario de tu gesto y cómo vas a regalárselo. Hazlo tuyo. Personaliza.

Disfruta del “ruido de tu familiar”, la música que le acompaña, los sonidos más característicos que lleva consigo y que enriquece al lugar en el que se encuentra. Quédate en silencio. Escucha toda esta sinfonía. Disfruta de su presencia…Y luego, hazselo saber. Dile que le quieres. Dile que es importante para ti. Explica cuánto bien te hace.

Mima a tu mascota. Siente su pelo entre sus dedos, su calidez, sus sonidos. Abraza su cuerpecito contra el tuyo.

Besa a tus hijos. En la nariz, en las mejillas, en la frente, en los parpados. Diles una y mil veces que le quieres. Más que a nada en el mundo. Aunque no suelas hacerlo. Hazlo hoy.

Abraza a tu amigo. Escucha qué tiene que contarte. Busca su risa. Sonríele.

Pregunta a tu pareja qué tal ha ido su día. Vuelve a besarle apasionadamente. Vuelve a dormir abrazado/a a él/ella. Dile que lo amas.

Dona. Dona sangre. Dona médula. Dona tiempo. Dona un libro. Dona una sonrisa. Dona unos céntimos. Dona unos euros. Hazle la vida algo mejor también a un desconocido.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

Y mañana Día 7. El mundo de Beakman

BLOG - video blog

20 de Noviembre. Día del niño

En el Día del Niño, desde esta web queremos recordar sus derechos:

  • Los niños tienen derecho al juego
  • Los niños tienen derecho a la libertad de asociación y a compartir sus puntos de vista con otros.
  • Los niños tienen derecho a dar a conocer sus opiniones.
  • Todos los niños tienen derecho a una familia.
  • Los niños tienen derecho a la protección durante los conflictos armados.
  • Todos los niños tienen derecho a la libertad de conciencia.
  • Los niños tienen derecho a la protección contra el descuido o trato negligente.
  • Los niños tienen Derecho A La Protección Contra El Trabajo Infantil.
  • Los niños tienen derecho a la información adecuada.
  • Los niños tienen Derecho A La Libertad De Expresión.
  • Los niños tienen Derecho A La Protección Contra La Trata Y El Secuestro.
  • Los niños tienen derecho a conocer y disfrutar de nuestra cultura.
  • Los niños tienen derecho a la protección contra las minas terrestres.
  • Los niños tienen derecho a la protección contra todas las formas de explotación y abuso sexual.
  • Los niños tienen derecho a la intimidad
  • Los niños tienen derecho a crecer en una familia que les dé afecto y amor.
  • Todos los niños tienen derecho a un nombre y una nacionalidad.
  • Todos los niños tienen derecho a la alimentación y la nutrición.
  • Todos los niños tienen derecho a vivir en armonía.

Por otro lado, quiero presentaros (y apoyar) la preciosa campaña Castigados sin Motivo de la organización Save the Children . Os animo a que colaboréis, porque nosotros también fuimos una vez niños.

2.226.000 niños y niñas (3 de cada 10) viven en España por debajo del umbral de la pobreza. La pobreza infantil es una prioridad.Trabajamos con niños y niñas en riesgo de exclusión social en España.En el contexto actual tu colaboración es más importante que nunca.

 

BLOG - video blog

Depresión post vacacional en niños

La vuelta al cole

Por todos es conocido el malestar(Depresión post vacacional) que se genera en muchos adultos al regreso de sus vacaciones. Recientemente, se ha realizado un estudio en el Departamento de Salud del Hospital Universitario de La Ribera (Valencia) alertando de que este fenómeno sucede también en los más pequeños de la casa (30% ).

La prevención de este malestar es lo más deseable, pero en algunas ocasiones, sigue apareciendo. Recordemos que los niños no expresan la tristeza igual que lo hacen los adultos; en estos casos, los niños pueden presentar otros signos tales como dolores abdominales, nauseas, vómitos o cefaleas.

Si bien es un fenómeno que en principio debería ser pasajero, es importante no dejar de prestarle atención.