BLOG - video blog

Semana 2: Aprende a darle la importancia justa a las cosas

Recuerda que este ejercicio es parte del taller de la autoestima, por lo que continúa poniendo en práctica lo que aprendiste en la semana 1 del taller, Reconoce tus logros y cualidades.

Esta semana aprenderás a darle la importancia justa a las cosas, aprenderás a relativizar.

¿Para qué sirve relativizar?

Relativizar lo que sucede te ayudará a tener unos pensamientos más flexibles y sufrir menos ante los acontecimientos de la vida, comprendiendo que no hay una verdad absoluta y que la realidad es siempre más compleja. Que no todo se debe a ti, ni a tus errores, ni a acciones intencionadas del otro hacia ti.

menteabierta

En determinadas ocasiones  planteamos como fracasos situaciones que en realidad no lo son.  Se tratan simplemente de circunstancias o acontecimientos que se han desarrollado de una manera que no te gusta, pero que no se debe a un error que hayas cometido.

Esforzarte en hacer las cosas lo mejor posible es algo muy positivo para tu vida pero además es necesario que entiendas que no siempre saldrán las cosas como tú quisieras. Así se desarrolla la tolerancia a la frustración.

Suele suceder que si te esfuerzas tanto en hacer las cosas bien, «perfectas», cuando no salen tal y como esperabas, asumes que se debe a algo que no has alcanzado a hacer o no has hecho lo suficientemente bien. Se trata de uno de los efectos negativos del perfeccionismo.

Haz entonces la siguiente reflexión guiándote por dos pasos:

1. Evalúate

¿Has hecho todo lo que has podido lo mejor que has podido? Si la respuesta es «SI» , pasa a la siguiente pregunta

Si la respuesta es «NO», tendrás que reflexionar sobre qué puedes hacer para solucionar tu error si aún puedes hacerlo, disculparte con las personas a quienes haya perjudicado tu error y sacarás un aprendizaje para ocasiones futuras. En esto consiste una crítica constructiva. La semana que viene trabajaremos en este aspecto con mayor profundidad.

2. Relativiza

Si has hecho todo lo que has podido lo mejor que has podido hasta donde has podido, en este caso, tendrás que relativizar.  Para ello:

a) Valora si lo que ha sucedido no es tu responsabilidad, son las circunstancias:

En ocasiones las cosas simplemente no salen bien, y no tiene porqué deberse a ti. Date cuenta que a la gente buena también le suceden cosas malas, y todo el mundo que se esfuerza ha sufrido también algún fracaso.

Echa un vistazo a este vídeo donde el fundador de Aple explica cómo su éxito se debe a su esfuerzo tras las idas y venidas de la vida

b) Valora si lo que no te gusta tiene que ver con la otra persona, no contigo:

El hecho de pensar que los demás se comportan de una manera determinada por ti, se llama personalización, y es un error típico que genera mucho sufrimiento.

Cada uno de nosotros somos fruto de unos genes, una educación, una cultura, unas vivencias y experiencias, miedos e ilusiones. Somos únicos e irrepetibles.

Si a veces te cuesta entender porqué haces lo que haces, piensas como piensas o sientes lo que sientes, ¿Cómo vas a ser capaz de entender que hay en la cabeza de otra persona? ¿porqué actúa como actúa o siente como siente? Esto es absolutamente imposible.

Cuando juegas a leer la mente de otra persona, automáticamente te equivocas, así que cuando consideres que has cometido un error por la actitud o acción de una persona ajena a ti, será importante que reflexiones sobre las infinitas explicaciones de su comportamiento.

leerlamente

Cómo se comporta una persona es exclusivamente su responsabilidad. Repercutes en la vida de los demás, pero no la defines. Un ejemplo de este tipo de pensamiento podemos verlo ante una ruptura: «¿qué hay de malo en mi para que me haya dejado?» , probablemente tenga tantas virtudes y defectos como su expareja, relativizar ante esta situación hará que la persona sufra menos al entender que puede haberle dejado no por sus defectos, si no por el derecho del otro de intentar ser feliz.

Resumiendo, cuando la vida no siga el camino que quieras, aborda dos aspectos: primero intenta cambiar las circunstancias de una forma constructiva y beneficiosa; y por otro lado, reflexiona sobre tu responsabilidad así como sobre tus limitaciones ante estas circunstancias.

¡Aprende a darle la importancia justa a las cosas!

BLOG - video blog

Guía del buen paciente: 7 Consejos para sacar el máximo partido a la terapia

Para que la terapia funcione de una manera más eficaz, hay varios puntos que como pacientes podéis cumplir:

1. Implícate

1implicate

La terapia requiere implicación. Hay que ser responsables con la asistencia a las sesiones acudiendo con la frecuencia que el psicólogo recomienda.

La frecuencia de las sesiones es importante. Recuerda que se trata de un nuevo aprendizaje y como tal, hace falta persistencia.

Si usamos la metáfora de querer ponernos en forma se ve mucho más claro, ¿verdad? Acudir con frecuencia a realizar tus ejercicios hará que consigas la forma que deseas con mayor rapidez.

2. Ten paciencia

El objetivo de la terapia será cambiar una serie de hábitos (mentales, conductuales, emocionales) y como cualquier aprendizaje, requiere su tiempo. Se paciente. No esperes grandes cambios inmediatos.

2paciencia

Los primeros días estáis evaluando porqué te encuentras mal. Se hace una búsqueda exhaustiva para pasar posteriormente al tratamiento.

El psicólogo intentará asegurarse de encontrar las causas y el tratamiento adecuado, además de ordenarlo comenzando por los objetivos más alcanzables para que puedas avanzar con eficacia y seguridad, al igual que sucede cuando queremos subir una escalera: no llegaremos inmediatamente al piso superior, si no que tendremos que ir subiendo escalón a escalón para conseguir un avance seguro.

3. Se responsable

33responsable

Se responsable y respetuoso con el trabajo del psicólogo. En caso de no poder acudir a cita, avisa con suficiente antelación  para que pueda destinar ese tiempo a otros pacientes. Valora el esfuerzo y la dedicación de tu terapeuta de referencia.

4. Se puntual

4puntual

Si el psicólogo respeta tu hora de sesión (en mi opinión, el tiempo necesario para una buena intervención) el hecho de que llegues tarde repercute directamente en otras personas que también tienen derecho a su hora y de cuyo tiempo estás disponiendo al no ser puntual. Avisa si no puedes evitar llegar tarde.

5. Trabaja duro

Se proactivo. No esperes que la hora de sesión solucione tus problemas.

5trabajaduro

El psicólogo irá proponiéndote acciones que requerirán un esfuerzo y que tendrás que llevar a cabo fuera de sesión. Intenta realizarlas, y si no lo consigues, no te desanimes, dile al psicólogo que no has sabido/podido hacerlo, y él buscará un escalón intermedio en el ascenso para lograr tus objetivos; además, analizaréis juntos qué ha podido fallar para  ponerle solución.

6. Se sincero

6sincero

El psicólogo no está ahí para juzgarte. Tiene que recogerte, apoyarte, validar tu dolor.

A veces algunos sucesos son muy duros, nos sentimos dolidos e incluso avergonzados, nos cuesta contar la verdad. Si no te ves preparado para hacerlo, coméntale al psicólogo que necesitas más tiempo para hablar de ese asunto, pero no faltes a la verdad, ya que esto hará que el psicólogo muchas veces tome una linea de intervención incorrecta, y perdáis tiempo los dos.

7. Exprésate

Coméntale al psicólogo tus dudas respecto a la terapia, si algo te está haciendo bien o por el contrario, hay algo que no entiendes o no te gusta.

Es fundamental que estés cómodo, y este será un objetivo para tu terapeuta, pero aunque hay muchos mitos sobre el psicólogo , ninguno tenemos la capacidad de leer la mente de los demás, así que muchas veces necesitamos que nos digáis si falla algo o podemos hacer algo más por vosotros.

7expresate

Ir al psicólogo es una experiencia que requiere esfuerzo a muchos niveles pero que finalmente, resultará gratificante y fructífero para tu vida. Plantéate este compromiso contigo mismo antes de acudir y cuando lo hagas, hazlo con muchas ganas y energía, así sacarás el máximo partido de la terapia y de ti.

BLOG - video blog

Día 30: ¡Ponte a girar!

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Comprueba cuánto has crecido

Hoy toca a su fin este taller de 30 sencillos ejercicios en el que descubrimos que tenemos que cuidarnos, cuidar a los nuestros, ser generosos, ser valientes, ser prudentes, disfrutar de la naturaleza, olvidarnos algún día de las preocupaciones, darnos un capricho, perdonarnos, querernos ,gustarnos…¡hemos aprendido tanto!

Habrás comprobado que muchos de los ejercicios ya los conocías, quizá los disfrutabas de por sí, pero puede que no te dieras cuenta. Ahora eres más consciente.

Y estaban esos otros ejercicios, los que no practicas tanto o quizá nunca habías practicado ¡y vaya descubrimiento! Ahora no los olvides.

Date cuenta de esto: no eres una piedra, estática , sin posibilidad de cambio. Eres alguien moldeable, que cada día cambia, puede superarse, puede crecer.

Aprovecha esta cualidad humana y exprímela. No dejes de esforzarte en ser mejor cada día.

Para cerrar el taller, vamos a hacer un repaso de los ejercicios que más te han gustado, los que ahora forman parte de ti  y que enriquecen tu nueva identidad. Vamos a describir tus nuevas herramientas, tus nuevas armas para ser feliz, tus nuevas cualidades:

En el taller de la Rueda de la Vida he aprendido que disfruto con…………

Soy feliz con…………….

Quiero esforzarme en………….y voy a hacerlo así:……

Mis nuevos objetivos son……….

Voy a cuidar más a………..

Quiero a……….

Me respeto por………….

Espero que hayáis disfrutado mucho del taller y que estos ejercicios os hayan ayudado a ser más felices y a comprender que la felicidad no es un destino, sino un camino que recorrer cada día.

Recordad siempre que la vida es como una rueda donde hay que cuidar y mimar toda y cada una de sus áreas para que esta ruede mejor.

Probemos qué tal la has inflado. ¡Adelante!¡No pares de girar!

¡Haz de la felicidad un hábito!

 

 

 

BLOG - video blog

Día 29: Haz las paces contigo mismo

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a reconciliarte con tu pasado

Todos cometemos errores. Todos y cada uno de nosotros. Somos seres humanos, criaturas que se equivocan y aprenden.

Cuando miras hacia el pasado con dolor, vergüenza o arrepentimiento, no estás siendo justo contigo mismo. La persona que eres ahora sabe mucho más que aquella a la que miras con desprecio en el pasado.

Has vivido una serie de experiencias que aquella persona no había vivido. Por eso sabes que la decisión que tomaste no fue la adecuada, pero aquella persona no lo sabía. Así que no es justo que te compares con ella y la critiques.

Acepta que la persona del pasado hizo lo que pudo y lo que pensó que sería mejor en ese momento. Se equivocó, pero es que somos humanos.

Hoy vas a escribirte una carta para ti. Es una carta compasiva, que te ayudará a perdonarte y a aceptarte todavía más.

Escribe en una hoja las frases que ahora te indico y complétalas tú mismo:

Carta de perdón hacia uno mismo:

Me siento orgulloso / a de ti porque…
– Las cosas que más valoro de ti son…
– Me has ayudado a…
– Me has acompañado en…
– Cuando te he necesitado tú…
– Me siento inseguro/a cuando tú…
– Me siento seguro/a cuando tú…
– Me siento feliz cuando tú..
– Te perdono…
– Entiendo que…
– Acepto que….

 

TE QUIERO TAL Y COMO ERES, POR ELLO ME SIENTO…Y PIENSO…

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 28: Paz Verde

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Mantente en contacto con la naturaleza

Este gesto tiene consecuencias directas no solo en nuestro estado de ánimo, sino que también puede ayudarnos a desarrollar una percepción más bella del mundo, a relativizar nuestros problemas, a sentirnos parte de un todo precioso.

Disfruta de la montaña, de la playa, del río. Disfruta del agua, del aire, de los olores,  de los sonidos.

Observa, busca y distingue las criaturas que se crucen por tu camino, desde las más pequeñas a las más llamativas. Trabajadoras hormigas, asombrosas rapaces, graciosos roedores.

Respeta y admira la vida de animales y plantas. Del planeta y del universo.

Mira a la Luna. Disfruta del Sol. Juega con el cielo.

Un día de naturaleza es un soplo de aire fresco. Una medicina natural, un bálsamo para el alma.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 26: Hasta mañana, Matías

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy no vas a ver las Noticias.

Ya lo sé, me hago cargo…no te gusta la idea de estar desinformado, pero solo te lo pido por un día. El mundo no va a cambiar tanto.

Son muy poquitas las noticias positivas que aparecen en los informativos, y el bombardeo de noticias tristes y feas es constante.

A veces parece que ya estamos acostumbrados y apenas nos afecta, pero otras veces la tristeza o el enfado se apodera de nosotros.

Hoy vamos a darnos un respiro. Aprovecha para mantener una conversación a la hora de la comida, o recrearte preparándola, o poner esa película o serie que tanto te gusta, o LEE…pero nada de informativos por un día .

Así que ¡hasta mañana Matías!

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

 

BLOG - video blog

Día 25: Aléjate de las personas tóxicas

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a distanciarte de aquellas personas que te resultan dañinas.

Aunque al leer el título del post, seguramente haya llegado a tu cabeza la imagen de alguna persona en concreto, voy a darte unas pequeñas pinceladas para que identifiques con claridad a qué me estoy refiriendo:

Se trata de una persona tóxica si tras estar con él o ella te sientes desanimado, sin energía, agotado, disgustado, triste, malhumorado y por otro lado, cuando finalmente te quedas a solas, aparece un enorme sentimiento de alivio.

Suelen ser personas negativas, criticonas, envidiosas, crueles, con poca autoestima y tolerancia, resentidos y con necesidad de reconocimiento. Esta actitud tan dañina hacia los demás provoca que la gente se aleje de ellos.

Y esto es lo que te pido que hagas hoy.

El problema de esta toxicidad es que es contagiosa. La negatividad y el pesimismo se apodera de nosotros.

Es más, en alguna ocasión podemos llegar a ser nosotros mismos las personas tóxicas. Afortunadamente, estás trabajando muy duro en la otra dirección, la de ser una persona feliz; y ya sabes que la generosidad, la ilusión y el optimismo van estrechamente vinculados a la felicidad, por ello no vamos a dejar que estas personas nos transmitan este malestar.

En ocasiones, alejarte de estas personas puede ser tan sencillo como evitar el contacto, no llamar, no volver a quedar… pero en otras ocasiones esto resulta más complicado: se trata de un compañero del trabajo, un amigo de la pandilla, un familiar.

¿Qué haremos en estos casos? Nos distanciaremos emocionalmente. 

Ante actitudes agresivas hacia los demás, contraatacaremos con gestos de amabilidad hacia esas personas. P.ej «El jefe solo piensa en sí mismo»–> «A mí me parece que ejerce un cargo muy complicado con muchísimo esfuerzo y dedicación»

Ante actitud negativa hacia el mundo, responderemos con optimismo y buenos deseos. Excepto si esta persona se enfrasca en un discurso pesimista del que se le puede sacar; en ese caso, lo mejor es alejarnos, ir a otro lugar, cambiar de tema de conversación, etc.

A veces es conveniente hacer saber a esta persona que está manteniendo una actitud tóxica para sí mismo y los que les rodean. Esto puede ser de por sí terapéutico.

Si no encuentras posibilidad de escapatoria, siempre puedes buscar la evasión en tu mente, distrayéndote o centrándote en otros asuntos.

personas tóxicas

Para que tu mundo sea más bonito, es importante que te rodees de gente bonita.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 23: Esfuérzate

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Esfuérzate

Haz algo que ya haces, pero con más entusiasmo. Además hoy vas a incluir elementos creativos y diferentes.

Pon pasión en el trabajo, asegúrate de que hoy la presentación te ha quedado bonita, que el informe está bien redactado, la ropa bien doblada o el cuarto de baño especialmente limpio.

Empéñate en la búsqueda de empleo, ponte especialmente elegante para la autocandidatura, escribe una nueva carta de presentación, haz que el tiempo en el que realices la búsqueda de empleo sea especialmente agradable, para ello ponte una taza de te y asegúrate que tu escritorio está lo suficientemente ordenado y a tu gusto.

Madruga para ir a la escuela, el instituto, las clases…organiza tus deberes, haz algún esquema, pregunta las dudas.

Lo que conseguimos realizando nuestras responsabilidades con entusiasmo son múltiples beneficios: desde unas consecuencias positivas en nuestro entorno (mejor nota en los exámenes, felicitación de nuestro jefe, o conseguir una entrevista de empleo) a consecuencias positivas en nuestra propia percepción y autoestima al sentirnos más seguros de nosotros mismos y eficaces.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

BLOG - video blog

Día 22: Mi álbum de recuerdos

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Crea tu álbum de recuerdos agradables.

Recordar acontecimientos positivos aumenta la felicidad de varias formas. Concentrarte en experiencias pasadas felices te ayuda a sentir que estás alcanzando tus metas así como fortalecer tu propia identidad.

También, recordar tus experiencias de una manera positiva puede incrementar tu autoestima.

Los recuerdos positivos también producen placer por sí mismos, porque disfrutas recordando esos momentos divertidos.

Hacer esto también puede consolarte en los momentos difíciles y dolorosos.

Puedes hacerlo con fotos de las personas que más quieres, los lugares o las cosas que más te gustan y te emocionan, de familiares, amigos, mascotas, pinturas, películas…los recuerdos más importantes para ti.

Mira este álbum con frecuencia, aunque no demasiada, para no dejar de sorprenderte, de emocionarte, para no acostumbrarte a la magnífica sensación que estos recuerdos te transmiten.

Este álbum es una estrategia para crear y saborear los recuerdos de tus experiencias más positivas.

Puedes revisarlo también cuando no estés demasiado animado y necesites una dosis de alegría.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!

 

BLOG - video blog

Día 21: Igual que una actriz / un actor

Este ejercicio corresponde al taller Aprende a ser feliz en 30 días con 30 pequeños gestos diarios

Hoy vas a actuar como una persona feliz

Simular que eres feliz: sonreír, reír, conversar con entusiasmo, tener energía...no solo te proporcionará las ventajas más sociales de la felicidad como son que te devuelvan la sonrisa, que la gente se anime a conversar contigo o disfrute de tu presencia, sino que efectivamente, actuar como una persona feliz te ayudará a ser más feliz.

Vive como si te gustaras a ti mismo, y puede que eso suceda. Marge Piercy.

Nuestra conducta está directamente relacionada con nuestras emociones, incluso a nivel corporal (empezando por tu rostro y continuando por tu postura) estás enviando señales a tu cerebro informándole de la emoción que estás sintiendo y ésto, hará que finalmente la sientas.

Así que comienza por lo más básico y no lo descuides: adopta expresiones faciales y posturas de felicidad. Sonríe, eleva la barbilla, abre los ojos, echa los hombros hacia atrás y descruza los brazos.

Respecto a la forma de comportarte, seguro que puedes imaginar cómo actúa una persona feliz en las circunstancias que irán apareciendo a lo largo del día, pero para facilitarlo, puedes ayudarte imaginando una persona de tu entorno que cumpla estas características e incluso algún personaje de película o televisión cuya imagen sea de felicidad. ¿Cómo responderían en ese momento? Intenta entonces emular su respuesta.

Comprueba qué resultados en tu ánimo tiene al final del día comportarte como alguien feliz y si actuar de esta manera te sienta bien, insiste. Esa es la clave para generar hábitos y mejorar nuestra propia forma de ser. Ser más felices.

No olvides apuntar en tu diario tu experiencia personal con esta tarea. ¡Disfruta del ejercicio!