Cuándo romper una relación. Cuatro situaciones para valorarlo.

Romper una relación siempre es difícil.

Los lazos que os unen, los vínculos familiares, de amigos, aquellas cosas que compartís, el tiempo y prácticamente el estilo de vida está definido por la relación de pareja. Sin embargo, hay ocasiones donde la relación se hace insostenible.

Estas son cuatro situaciones que si no son corregidas, hacen que el final de la relación sea una opción muy recomendable.

1. Te trata mal.

Parece que no hay mucho más que añadir y que resulta obvio que si alguien nos trata mal, no tiene que permanecer a nuestro lado.

Sin embargo, suele suceder que esta relación donde tu pareja te trata mal no fue así desde el principio, sino que se fue transformando. Al principio era maravillosa pero empezaron a darse una serie de actitudes que han permanecido hasta este momento. Además siempre señalando que “la culpa es tuya” y “lo mereces” .

parejahumillar

 

Si en tu relación se dan estas circunstancias ¡huye!

Si te falta al respeto, te insulta. No tiene en cuenta lo que te importa. Te humilla y te ridiculiza públicamente y en privado. No te hace saber que te quiere pero sí te recuerda constantemente lo que no le gusta de ti…no lo dudes, estás en la relación equivocada.

2. Tu vida es más pobre.

Puede que te trate “maravillosamente bien”, te diga con frecuencia lo mucho que te quiere y “te demuestre” constantemente que te quiere tanto que te guarda para si mism@…¡Mucho cuidado!

Observa si en este amor tan exclusivo (y excluyente) otras facetas de tu vida se han visto tan empobrecidas que incluso han llegado a desaparecer: Si te ha separado de tus amigos, no le gusta tu familia, no te apoya en tu trabajo ni te ayuda a crecer en tus sueños y aficiones.

parejasoledad

 

Si estás en esta relación puede que te cueste un poco verlo, puede parecer que tu relación de pareja sea maravillosa pero si esto supone que tu vida es más pobre, tú también estás en la relación equivocada.

En tu mano está intentar cambiar esta dinámica y potenciar aquello que para ti es importante, o salir despavorido de esta relación tan intensa que termina por asfixiar.

Si sigues sin tener claro si este es tu caso, formúlate la siguiente pregunta “Si se acabase ¿qué me quedaría en la vida?”

3. Vuestro “argumento” en la relación ha cambiado

Con esto quiero decir que cada uno quiere vivir la relación de manera distinta, ya no queréis lo mismo. Puede que en un momento determinado vuestro camino se uniese yendo en la misma dirección, sin embargo, ahora esto ha cambiado.

Ejemplos evidentes son que uno quiere tener hijos y otro no, que uno quiere vivir en un país y otro en la otra punta del mundo, estilos de vida incompatibles, sueños que no comulgan y puntos de vista que fundamentan una vida y que son irreconciliables entre los dos,

parejasueñosdistintos

Aquí no es tan fácil la decisión de dejar ir. En este caso lo conveniente es que ambos os devanéis los sesos buscando ese consenso, ese punto de equilibrio donde los dos podáis ser felices en vuestra vida y con vuestra pareja.

Pero si esto no sucede, llegamos al argumento más duro pero a la vez más contundente : “te quiero pero no soy feliz“. Si tras una lucha en equipo en búsqueda de este equilibrio concluís que éste no es posible, si se da el caso de tener que elegir entre tu felicidad y tu pareja, esta será otra situación para poner fin a la relación, por duro que resulte será lo más justo para los dos. Ambos tenéis derecho a ser felices.

4. No l@ quieres.

Parece fácil y es terriblemente duro. Tienes al lado a una persona maravillosa y sin embargo sientes que ya no l@ quieres.

Tu cabeza te dice que continúes porque esa persona merece lo mejor y bajo ningún concepto sufrir, y menos que seas tú el  culpable de dicho sufrimiento.

Esta situación es muy dificil por muchos motivos. Uno de ellos porque es posible que no te des cuenta que ya no l@ quieres así; hay muchísima admiración, cariño, respeto, ternura…pero no “ese amor”. Vuestra relación ha mutado de pareja a algo más parecido a fraternal o amistoso.

Vaya por delante que esta es una clarísima situación que merece la pena luchar. Probad primero a intentar avivar el amor de pareja: volved a conoceros, volved a prestaros esa atención, a compartir tiempo valioso en pareja, a solucionar lo que os separa y si es necesario, acudir a terapia de pareja.

parejanosequiere

 

Pero si todo esto no funciona, puede que tengas que apoyarte en  la siguiente reflexión: Su felicidad no depende de vuestra relación. Es más, si no l@ quieres, déjalo ir porque esto sí le aleja de ser feliz. Dolerá al principio pero encontrará pronto su camino. Suelta. Es lo mejor para los dos.

 Y después:

Por otro lado, es importante recordar que aunque seas tú el que pones fin a la relación, también pasarás un proceso de tristeza echando de menos a esta persona, recordando los buenos momentos así como los que os han separado. Todo esto es normal, no quiere decir que tu decisión esté equivocada. No te asustes.

soledadfeliz

Si te está costando superar la ruptura, echa un vistazo a este post.

¿Te animas a contarnos tu experiencia siendo tú el que ha puesto fin a la relación?

 

 

The following two tabs change content below.

Rosa Maria Luna Arroyo.
Nº Colg. M 24056

Master en Psicología Clínica y de la Salud (UCM).
Licenciada en Psicología especialidad de Clínica. UCM.

Teléfono: 688 955 546

0

Añadir un comentario