Maternidad y paternidad: Cuando se instaura el deseo

El deseo de ser padre o madre puede no aparecer nunca. O puede aparecer de una forma discreta, sútil, casi anecdótica.

O puede aparecer como una clara llamada en nuestras vidas.

Puede que sea un sentimiento que lleve acompañándote toda la vida o que sea algo que te planteas desde hace poco tiempo.

En cualquier caso, cuando el deseo de ser padre o madre se instaura, no se puede desoír.

Maternidad y paternidad: cuando el deseo se instaura

1. ¿quiero ser mamá o papá?

Primero de todo, observate dejando a un lado cualquier tipo de juicio.

Lo que esperan de ti los demás, tu pareja o tu familia, son condicionantes que no deberían ser más poderosos que tu propio criterio.

Escucha de forma honesta qué es lo que quieres respecto a la maternidad o paternidad ya que ser madre o padre no te garantiza felicidad. Tampoco no serlo.

La forma más aproximada hacia la felicidad es seguir lo que tu criterio te dice (aunque muchas veces la vida nos lleva por caminos que no esperábamos y ¡qué felices somos en ellos!)

2.¿Tus circunstancias son propicias para ser mamá o papá?

Atento con esto, ajusta el nivel de exigencia ya que si esperas un momento perfecto, puede que nunca llegue.

Igualmente, casi cualquier momento puede ser ideal para ser mamá o papá si lo deseas de corazón.

Esta reflexión va encaminada a que valores si tus circunstancias acompañan y favorecen el hecho de ser mamá o papá o por el contrario, interfieren.

La maternidad y paternidad es precioso pero difícil.

Una situación no favorecedora puede convertirse después un problema mucho mayor.

Así que te animo a gestionarlo a tiempo

3.¿Estás siendo práctico y realista?

Como decía en el punto anterior, haz un ejercicio de ajustar las expectativas ya que la maternidad y paternidad no suele ser un camino sencillo y toca reajustarse una y otra vez para continuar con este sueño.

Puede que quizá esperases que el proceso fuera más corto, que fuera niña y no niño, que el modo de tener a tu hijo fuera otro…

Se trata de un proceso complejo y con frecuencia toca reajustarse y cuanto antes entiendas que lo esperable es que este proceso no sea exactamente como esperas, menos sufrirás.

(Esta reflexión es también aplicable al parto)

Intenta apartar esas presiones internas

4. ¿Te están afectando presiones de fuera?

Por si tuviéramos poco con nuestros propios miedos, exigencias y expectativas, te vas a encontrar con cantidad de personas que con mejor o peor intención generan gran cantidad de presión en este momento en tu vida.

Atención con esto porque se prolonga en la maternidad /paternidad, así que es una excelente ocasión para ir practicando poner límites.

Puedes localizar esas preguntas que te resultan invasivas y elaborar de antemano alguna respuesta con la que te sientas bien.

¿Para cuando ese bebé? ¿Y tú no quieres tener hijos? ¿No es demasiado pronto? ¿demasiado tarde? ¿No tenéis demasiados hijos? ¿sólo váis a tener uno?…Cualquier situación puede dar lugar a comentarios poco discretos.

Gestiona la información.

Limítate con la información que te sientas a gusto.

Si no te es agradable hablar de un tema o con alguien en concreto, simplemente, respetate.

5. Se puede ser mamá y papá por distintos medios

Cierro este artículo con una reflexión que he usado en más de una ocasión y que tomo prestada de mi amiga la psicóloga Mar Lozano.

Sucede en la vida que a veces deseamos algo enormemente y generamos una idea sobre como va a ser.

Al igual que si preparas un viaje.

Si planificas un viaje a Nueva York en invierno probablemente lleves un mapa de la ciudad, ropa de abrigo y un diccionario de inglés.

¿Qué sucedería si al aterrizar el avión descubres un cartel que pone “bienvenido a Méjico?

Seguramente sería un shock.

Todo lo que has estado preparando probablemente ya no sirva y será fundamental que lo entiendas para poder comenzar a disfrutar de tu nuevo destino.

Un destino que no será ni peor ni mejor, simplemente será distinto y en la medida en que estés dispuesto a disfrutarlo, más feliz serás en ese proyecto.

Lo mismo puede suceder con la maternidad y paternidad.

Quizá tus sueños se cumplan al pie de la letra.

Quizá no sea así y tengas que trazar un camino distinto.

Puede que sea un camino con más dificultades de las previstas.

Quiero decirte que en cualquier caso, será un camino maravilloso.

The following two tabs change content below.

Rosa Maria Luna Arroyo.
Nº Colg. M 24056

Master en Psicología Clínica y de la Salud (UCM).
Licenciada en Psicología especialidad de Clínica. UCM.

Teléfono: 688 955 546

0

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.